Odisea Digital

El blog de Carlos Otero Barros

El mito del trabajo duro

Mito: "Si trabajas duro hallarás el éxito"

Carlos Otero Barros

Métricas
Nivel Básico
Validez Actual
Publicado 20/09/2015
Comparte

follow us in feedly

Add to Flipboard Magazine.

Este mito es la promesa fundamental en la que se enmarca la educación de mi generación y creo que, la de muchas generaciones posteriores. La verdad es que no estoy seguro de que la generación de los Millennials haya nacido en este contexto educativo pero mucho me temo que la pertinaz crisis actual nos devolverá de nuevo a este escenario.

Nada más lejos de mi intención que denostar el trabajo duro, la abnegación y dedicación, que son requisitos esenciales para sacar cualquier proyecto adelante. Especialmente en el caso de un proyecto empresarial, que tenderá a absorber todo el tiempo disponible de sus fundadores. Sin embargo creo que la relación directa y simplista entre trabajo duro y éxito ha de ser combatida. No se da. No funciona así.

Ejecución ≠ trabajo duro

Ejecución es una traducción directa de execution, el meme que cualquier inversor te espetará en tu primer pich y que para tí seguramente equivale a trabajo, acción, determinación, planificación, etc.

Sin embargo, lo que entiende la orilla inversora por ejecución es, básicamente, una demostración fehaciente de que el equipo emprendedor es capaz de convertir su inversión en una cantidad mayor de dinero. Observa que en esta definición no aparecen las palabras esfuerzo ni trabajo.

Aunque para ejecutar, el equipo emprendedor tendrá que “sudar la camiseta”, la cantidad de sudor no está en la lista de KPIs o indicadores de éxito de los inversores. Así que no te confundas, nadie paga por tu sudor, sino por tu éxito. Y tener éxito al emprender en un mundo turbulento y exponencial, requiere mucha suerte y una habilidad sin par para comprender el entorno y adaptarse a él, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.

Mucho más que tu sudor necesitarás inteligencia adaptativa y agallas para enfrentarte al entorno turbulento y exponencial del siglo XXI.

Déjame que acuda a mi pasado de físico y te haga recordar la diferencia entre fuerza y trabajo. ¿Te acuerdas?: una persona que empuja con todas sus fuerzas una pared hace un enorme esfuerzo, pero no hace ningún trabajo, porque la pared no se mueve. Del mismo modo, horas y horas de dedicación a tu startup son inócuas si no producen ventas.

Get out of the building

Analicemos por un momento un caso concreto, aunque cada vez más habitual, el de los emprendedores programadores. Horas y horas de creación de código fuente sin ver la luz pueden ser tiempo y pasión desperdiciadas si el producto no es comprado por clientes.

Recientemente me entrevisté con un amigo programador que reconocía haber estado creando un software de monitorización de servidores durante nada menos que cinco años… al final de esa enorme recta de trabajo duro su equipo anunció al equipo de ventas que el producto estaba listo para ser probado por los clientes y éstos respondieron con un lacónico “¿qué clientes?”.

A mi amigo programador, Steve Blank le habría gritado su popular Get out of the building!, en clara alusión a que el contacto con clientes es una obligación esencial desde el primer momento, no al final del desarrollo. La alocución de Steve Blank resume muy bien el espíritu con que hay que descartar este mito:

Para emprender con éxito no basta hacer muy intensamente lo que nos gusta hacer sino que es necesario hacer lo que haya que hacer.

“Lo que haya que hacer” lo dicta el mercado, así que estamos obligados a una intensa labor de contacto con clientes, que son actividades tradicionalmente consideradas marketing y ventas. Por supuesto, como CEO de tu flamante compañía asume que una parte significativa de tu tiempo ha de emplearse en buscar el próximo inversor.

Necesitamos mucho más que trabajo a ciegas. Necesitamos inspiración, información fresca y dinámica, cocreación con clientes y mucha capacidad de adaptación. Yo me atrevería a decir que cuanto más heterogéneas sean las actividades que realizas en los primeros años del emprendimiento, mejor encaminado puedes estar hacia el éxito.

Por tanto el mito no es falso en sí mismo, sino que necesita matización.

Necesitarás trabajar duro para emprender con éxito, pero no todo el trabajo duro es de la naturaleza del que te gusta o sabes hacer..

follow us in feedly

Add to Flipboard Magazine.

Comparte

¿Te ha gustado? Ayúdame a difundirlo a otros potenciales lectores
Add to Flipboard Magazine.

Comenta

Deja aquí tu comentario

Comentarios

Odisea Digital

El blog de Carlos Otero Barros

El autor
Quién soy
Flipboard
Flipboard